Gato Egipcio

Sin duda, el gato ha sido en muchas ocasiones el protagonista y ha estado presente en la vida del humano de un modo u otro, pero también hoy en día los felinos son importantes para todos aquellos que los queremos y tenemos un mejor amigo felino en casa. Después del resplandor del Antiguo Egipto, llegó la Edad Media, época en la que los gatos eran quemados en hogueras.

La piel tiene la textura de un cuero suave y puede estar cubierta por un fino vello casi imperceptible al ojo. Un ligero recubrimiento de pelo es a veces seen en las orejas, hocico, pies, rabo y escroto. Pero una vez superado el primer impacto de ver un gato calvo, podemos sentirnos muy atraídos por su elegancia, mirada dulce y por la tierna, cálida e increíble suavidad de su piel. Aunque, por su propia naturaleza, es bastante difícil esta raza sufra obesidad, sí que debemos controlar muy bien la cantidad de comida que le damos, ya que tiene tanto apetito que puede llegar a ingerir demasiada, con los riesgos para su salud que ello conlleva. Son bastante dependientes de sus cuidadores y, por eso, este es un aspecto bastante importante a la hora de decantarse por esta raza de gato, ya que hay gente que va a pasar mucho tiempo en casa y otra que menos.

Como en el resto de mascotas felinas, es imprescindible que visites con tu gato el veterinario de forma regular. Obviamente, nunca necesita un cepillado, pero debe mantenerse en buen estado aseándolo con la mano y frotándolo con un paño suave. En todo lo demás, tiene una salud óptima (se podría decir incluso que de hierro) y no requiere ningún cuidado explicit o diferente que el resto de gatos. En lo que respecta al gato egipcio, no existen los términos medios y su aspecto levanta pasiones o provoca tempestades. Descubre más sobre el automotiveácter y necesidades del gato esfinge en esta ficha.

Aunque generalmente se recomienda un baño mensual, no todos los gatos esfinge se ensucian con la misma rapidez. Por esa razón, deberás estar atento a la textura de su piel, la acumulación de suciedad y hasta a un tono rojizo en su dermis. Recuerda que los pequeños pliegues en su piel pueden tender a acumular mugre y microorganismos, provocando la aparición de sarna, entre otras enfermedades. Si bien un pienso para gatos sitúa su proteína sobre el 30% y la grasa alrededor del 20%, el gato esfinge necesita un alimento que, al menos, contenga un 35% de proteína y un 25% de grasas.

El bobtail japonés llama la atención por su cola muy cortita, related a la de un conejo, que es el resultado de un gen recesivo presente en esta raza. Se estima que sus antepasados existieron durante el siglo V. No obstante, estos mininos fueron introducidos en Japón (país al que se atribuye la creación de la raza) hace 1000 años. Durante muchos años, el bobtail ha sido el gato callejero icónico de Japon y, hasta hoy, es un personaje importante en el folklore native.

De hecho, algunos afirman que posee una parte de mono, otra de perro, otra de niño y otra de gato. El gato sphynx o sphinx (esfinge en inglés) es un ejemplar de cuerpo musculoso y duro. Podría decirse que posee cola de ratón, que su cabeza recuerda a la de un réptil y sus orejas a las de un murciélago. También conocido como gato Egipcio por recordar a los felinos que estos adoraban, es para quienes lo han cogido en brazos en alguna ocasión el gato más inteligente y cariñoso que existe.

Como su nombre indica, estos mininos son originarios de la región oriental de Rusia, más específicamente del territorio de la Siberia. Sus orígenes aún guardan muchos misterios, pero se sabe que dichos mininos han sido registrados desde las épocas en las que los zares gobernaban los territorios hoy pertenecientes a Rusia y Ucrania. Además de hacer compañía, estos gatos tan antiguos ejercían un rol crucial para el control de roedores. En el siglo XVIII, estos mininos también empiezan a ser retractados en cuentos para niños y ganan especial popularidad después de aparecer en el libro “Nuestros gatos”, de Harrison Wier, que se publicó en el 1889.